La adicción es una enfermedad primaria y crónica de los circuitos cerebrales de recompensa, motivación, memoria y otros relacionados, cuya disfunción conduce a manifestaciones biológicas, psicológicas y sociales, y que se refleja con los siguientes síntomas:

1.-La perdida del control en el consumo de una o varias sustancias, que hace que la persona, aunque se lo proponga, no pueda dejar de consumir

2.- A pesar del daño que le  produce y el deterioro en la calidad de vida, la persona sigue consumiendo.

3.- Negación: la persona niega que su consumo  sea un problema y que los acontecimientos negativos que le suceden sean consecuencia de ese consumo.


El origen de la adicción es multifactorial involucrándose factores biológicos, genéticos,psicológicos,y sociales.

Los estudios demuestran que existen cambios neuroquimicos involucrados en las personas con desordenes adictivos y que además existe predisposición genética a desarrollar esta enfermedad.
La adicción es una enfermedad tratable y la recuperación es posible.

¿Cómo detectar la enfermedad?

Cuando una persona consume sustancias adictivas (alcohol, cocaína, cannabis, tranquilizantes, etc.)  empiezan a aparecer cambios en su carácter y en su comportamiento (problemas en la familia, en el trabajo, en  los estudios, en las relaciones personales cambios en el estado de ánimo irritabilidad ,depresión) y cambios físicos (pérdida o aumento de peso ,abandono del aseo personal )se ha de pensar que posiblemente estemos ante una adicción a esas sustancias.

Son varios los criterios que nos permiten saber si una persona tiene un trastorno de adicción a sustancias psicoactivas:

  • Una persona consume, el consumo le acarrea problemas y se propone dejar de consumir o consumir menos. A pesar de estas  buenas intenciones el problema no se acaba de resolver y termina volviendo a consumir una y otra vez.
  • Se producen alteraciones importantes del carácter y de la conducta: enfados, ansiedad, depresión, malestar psicológico, tensiones musculares, nerviosismo, a veces comportamientos agresivos, desatención de las obligaciones, descontrol de hábitos y horarios, abandono de aficiones y amistades sanas, mentiras, promesas incumplidas, problemas económicos y/o laborales, dificultades para levantarse, etc.
  • El paciente continúa consumiendo a pesar de que el consumo no le sienta bien, le produce problemas, empeora su situación personal, disminuye su autoestima y le genera conflictos de todo tipo.
  • El paciente intentan y a veces hasta consigue estar un poco de tiempo sin consumir

 

¿Como actuar?

Hay varios conceptos  que hemos de tener presentes:

· El paciente alcohólico o adicto a otras sustancias es un enfermo recuperable.

· El tratamiento, seguido correctamente, es eficaz y rehabilita completamente al paciente.

· El paciente por sí mismo no puede curarse. Necesita una ayuda profesional y especializada. Con esta ayuda, la recuperación es posible y gratificante.

Ante una adicción, lo más urgente es que el paciente afectado acuda a un centro especializado y se ponga en tratamiento.

Hemos de ser conscientes de que ni la voluntad del paciente ni la presión de los familiares van a resolver el problema. Sólo un tratamiento profesional adecuado podrá abordar la situación y lograr la recuperación del paciente.


BT Content Slider