Las drogas, como las anfetaminas y la cocaína, dañan los vasos sanguíneos del cerebro y pueden causar aneurismas (dilataciones arteriales) o sangrados, entre otras lesiones cerebrovasculares. Debido a las limitaciones de las maquinas de obtención de imágenes actuales, los científicos no habían sido capaces de observar pequeños detalles de los efectos de la cocaína en los vasos sanguíneos del cerebro… hasta ahora.

 

El nuevo método desarrollado por investigadores de la Stony Brook University y la U.S. National Institutes of Health nos permite ver como afecta al cerebro el abuso de las drogas, en el caso concreto que comentaremos hoy, la cocaína.

Optical Coherence Doppler Tomography (ODT): Este es el nuevo método que nos permite obtener imágenes de alta resolución del cerebro, con el cual los investigadores fueron capaces de observar cómo la cocaína afecta exactamente a los pequeños vasos sanguíneos o capilares en el cerebro de un ratón.

Las imágenes revelaron una dramática caída en la velocidad de flujo de la sangre después de 30 días de una inyección crónica de cocaína en los ratones, caída que se repetía también en el momento de estas inyecciones. Por primera vez en la historia, los investigadores fueron capaces de identificar microisquemia inducida por la cocaína. o el cese del flujo sanguíneo, el cual es el precursor de un ataque cerebral.

Las técnicas anteriores como la resonancia magnética funcional (fMRI por sus siglas en inglés) no proporcionan una resolución suficientemente alta para estudiar lo que sucede en el interior de los capilares. Por su parte, el sistema ODT ofrece un amplio campo de visión en alta resolución que permite a los investigadores determinar la rapidez con la que la sangre está fluyendo. La medida del flujo sanguíneo es crucial para entender cómo está trabajando el cerebro.

Esta nueva técnica podría ayudar a mejorar la cirugía del cáncer de cerebro y la ingeniería de tejidos, además de mejorar los tratamientos destinados a ayudar a los adictos a las drogas.

“Hemos demostrado que la imagen de flujo cuantitativa puede proporcionar una gran cantidad de información fisiológica y funcional útil a la que no hemos tenido acceso antes”, dijo Yingtian Pan, profesor asociado en el departamento de Ingeniería Biomédica de la Stony Brook University.

primi sui motori con e-max.it